lunes, 13 de noviembre de 2017

El Ministerio de Sanidad, S. Sociales e Igualdad incumple compromisos con victimas de la colza.




La  reunión  a  la que se  comprometió este  Ministerio a  principios de  noviembre, no se  ha  producido  y la  callada  ha  sido la  respuesta  al  último  correo  enviado con  fecha 25 de  octubre,  hacemos  responsable a  este  Ministerio del abandono  en la  atención  sanitaria  y  social   de  las  victimas  enfermas del Síndrome del Aceite  Tóxico,  primera  Enfermedad  Rara  de  este  país  y  como tal  incluida  en  la   Estrategia en Enfermedades Raras del Sistema Nacional de Salud , aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el 11 de junio de 2014.


No vamos a  permitir  mas  que  las  victimas  sigan  abandonadas sin  atención médica  ni  social  adecuada señoras  Ministras, Montserrat  y  Fátima.

La  última  víctima  a  la  que  vamos a  ver  llorar  , fue a  Gloria  ayer , que  acudió desde  Valladolid para asistir a  la  Asamblea del  15 M de  Villa de  Vallecas  conocernos  y pedirnos  ayuda ante  la  negativa  de  asistencia médica especializada en Valladolid
, no  vamos a  permitir  mas  lágrimas  por  no tener  la  asistencia que  merecemos  señores  y señoras  gobernantes.

5 comentarios:

Mercedes dijo...

Estamos convencidas y por eso luchamos, para que todas las VICTIMAS por el Sindrome Toxico de cualquier rincón de España tengan los mismos derechos en atención sanitaria y social.
¡No vamos a permitir que se nos mienta mas!
Con SIFCO cualquier VICTIMAS del SAT puede venir a la Comunidad de Madrid y ser atendidos en la Unidad Funcional del Síndrome Toxico del Hospital 12 de Octubre.
Todas las VICTIMAS tenemos los mismos derechos.

susana Martin dijo...

Qué coraje me da ver cómo siguen dejando de lado a nuestros compañeros y compañeras que no están en Madrid.
No es que seamos más privilegiados que ellos sino simplemente estamos algo menos abandonados qué triste es ver como el Ministerios nos quiere olvidar enterrar y si pudiera nos dejarían sin voz para no oirnos y que fuéramos transparentes para que no se nos viera y no molestarámos más pero lo que no saben es que somos unos grandes luchadores y luchadoras y no va ser fácil acabar con nosotros y nosotras

seguimosviviendo dijo...

Vamos a defender lo que nos corresponde, por quienes no pueden, por quienes se sienten solas y abandonadas, por que es justo y porque estamos convencidas de que lo justo siempre se consigue con trabajo, coraje y verdad.

Anónimo dijo...

Ninguna víctima más sin la atención médica especializada que se merece!!! Al dolor físico que produce la enfermedad además hay que añadirle el sufrimiento psicológico que se vive cuando una víctima se siente desamparada y sin la ayuda que necesita para sobrellevar su enfermedad. Cuánta gente hay como Gloria en pequeños pueblecitos que se encuentran en la misma situación y que además son mayores y con mínimos recursos. Nadie merece estar así, todas las víctimas tenemos los mismos derechos. Solución ya!
PH

oskarosteopata dijo...

¿Por qué los pasos de las Instituciones siempre sesgan la actuación para atender a las VICTIMAS DEL SAT? Niegan unos derechos de protección y asistencia sanitaria que nos pertenecen como enfermos y VICTIMAS a este Colectivo de ciudadanos, hoy tenemos la Primera Enfermedad Rara de este país, y seguimos sin explicaciones, reconocimiento, sin investigación para esta enfermedad rara que nos está matando lentamente. ¿Por que este silencio cruel sigue persistente para atender las responsabilidades de actuación de nuestros gobernantes? ¿Donde están la moral, claridad para recibir y ser atendidas nuestras demandas de vida? ¿Pasaremos a la historia de España como Colectivo de VICTIMAS ENFERMAS que siendo 20.000 víctimas por el envenenamiento del Aceite de Colza nos quieren dejar morir en silencio? Reitero mi dolor, desconcierto, abandono, miedo y pregunto con toda humildad a nuestra REINA DE ESPAÑA ¿Por qué no nos recibe y no se interesa por nuestra causa justa y ganas de vivir con calidad de vida? Queremos que nuestros muertos, padres, hijos, hermanos descansen en paz teniendo su memoria reconocida y viva en nuestro país.